¿PARA QUÉ NECESITA MI EMPRESA UN ABOGADO?

Share on Facebook13Share on Google+1Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn34Pin on Pinterest1

Para qué necesita mi empresa un abogado. Es una pregunta que muchas empresas se hacen. Hace algunas semanas, hablamos en este blog sobre la figura del director de cumplimiento normativo (compliance officer) y veíamos cómo la normativa española, en su reciente reforma del Código Penal, había dado paso a una corriente anglosajona donde el Compliance o Director de Cumplimiento Normativo es vital en un entorno en el que las empresas desarrollan su actividad dentro de un marco regulatorio en constante cambio. Ello, unido a las altas tasas de comisión de delitos en el ámbito empresarial ha hecho que por ley se obligue a contar con un Director de Cumplimiento Normativo cuya misión será la de favorecer el cumplimiento de la normativa, actualizar y hacer la puesta al día en base a las nuevas normativas que vayan apareciendo y en suma prevenir y evitar el fraude o  la práctica delictiva dentro de la explotación diaria de la empresa. Solo con esta imposición del Código Penal, ya tenemos clara una de las razones por las que toda empresa necesita contar con un abogado en plantilla o colaborar estrechamente con un despacho. Por si esto fuera poco la reforma del Código Penal supone que las penas recaen también sobre la empresa si cualquier empleado comete un delito por no haber sido debidamente controlado por los administradores.

OTRAS RAZONES PARA CONTRATAR UN DESPACHO DE ABOGADOS EN TU EMPRESA

MOROSIDAD EN LA EMPRESA

Sin embargo y a pesar de la importancia del compliance, existen otras muchas razones por las que una empresa debe contar con el consejo de un abogado experto en las ramas del derecho que afectan a su actividad. En un estudio realizado hace algo más de un año entre un universo de más de 500 abogados por un diario comarcal madrileño, los letrados consultados señalaron como primera causa de que una empresa tocase a su puerta la cuestión de la morosidad. La Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa CEPYME apuntaba en 2015 que un 71% de empresas sufría la morosidad en sus carnes. Sin duda que contar con un despacho experto en el trabajo de asesoría y gestión con PYMEs hará que disminuyan esos impagos que en muchas ocasiones causan el cierre de la empresa. En nuestro caso, recomendamos siempre a nuestros clientes poner en práctica ciertas medidas que ayudan a prevenir la morosidad, porque prevenir siempre es mejor que curar, por mucho que sepamos cómo reclamar esa cantidad. Actitudes como dar presupuestos físicamente y pedir su aceptación; especificar muy bien los términos en un contrato de servicios; dar albarán y recoger copia firmada a la entrega del material… En suma documentar al máximo la relación con cada cliente, nos puede ayudar a reducir mucho la morosidad, ya que el potencial moroso encuentra muchos escollos para negar su vinculación con el producto/servicio y por ende, con su pago.

PROTECCIÓN DE DATOS

La LOPD ha entrado con tal fuerza que un e-mail informando de tus novedades puede ser objeto de sanción económica si no tienes su consentimiento expreso. No es ninguna broma. Las sanciones que la Agencia Española de Protección de Datos impone por ignorar el cumplimiento de la LOPD pueden llegar a los 600.000 euros.

Hay que ponerse las pilas en Protección de Datos en la PYME. Un abogado experto en protección de datos puede ser un gran motivo de tranquilidad para nuestra empresa.

COMPRENDER LA REFORMA LABORAL

La última reforma laboral abre un panorama más flexible en la relación empresa-empleado. Por así decirlo, ahora hay más variantes de contratación: movilidad, horario, flexibilidad del despido… En este nuevo espectro, mucho más amplio, un despacho conocedor en profundidad del marco legal puede decirnos cómo aprovechar cada momento para encontrar la modalidad contractual que más nos interesa.

MEDIACIÓN FAMILIAR


Ya sabemos lo que sucede en muchas ocasiones cuando cae en la misma coctelera la presión de un entorno laboral y la implicación emocional de los miembros por su parentesco. Contar con un mediador externo va a aportar una visión objetiva que nos va a ayudar a crecer, solucionar los problemas de gestión… La empresa familiar es genial, la base de nuestra economía para muchos, pero como dice el refranero, donde hay confianza… Así que contratar a un despacho que nos ayude a profesionalizar el entorno y otorgarle una atmósfera de conciliación de la gestión no es mala idea.

NORMALIZAR LAS RELACIONES

Una empresa se relaciona con un casero, vecinos, con sus clientes, proveedores, empleados… y esa multiplicación de los perfiles nos lleva a un entorno complejo donde pueden surgir faltas de entendimiento o directamente situaciones de conflicto. Un despacho asesorando a tu empresa no solo te va a ayudar a gestionar de forma eficiente todas esas relaciones en el marco legal, sino que el ser conocedor de tus derechos y obligaciones de antemano te va a prevenir para que directamente, esas situaciones no se den. Además, evitaremos caer en gastos innecesarios.

UNA FRANQUICIA MEJOR ENTENDIDA

Actualmente, en España hay casi un 25% más de franquicias que hace cinco años (Fuente: Asociación Española de Franquiciadores). Una franquicia es un modo de expansión comercial de las empresas, donde el producto o servicio propio se comercializa en una empresa propiedad de otro bajo ciertas condiciones económicas. De forma transparente al cliente final, una franquicia dice algo así como -préstame tu marca y yo te presto mis recursos para venderla-. Al fin y al cabo se trata de un acuerdo, un contrato entre dos entidades. Ambas contraen derechos y obligaciones. Es importante contar con un profesional que vele por el mejor desarrollo de esa relación, vital para el desarrollo de la empresa. No es infrecuente que surjan fricciones a causa de desabastecimiento, invasión del área comercial de otra franquicia… Una relación realmente compleja que hace imprescindible la participación de un profesional que medie entre esa relación.


Como norma general, el conocimiento de nuestros deberes y obligaciones nos prepara mejor para los desafíos a los que se han de hacer frente desde las PYMEs. Contar con el apoyo de un despacho experto en el asesoramiento jurídico a PYMEs es la opción preferida por las empresas españolas, ya que en su mayoría no se pueden permitir un abogado en su plantilla y la opción de trabajar con un bufete hace más asumible el coste. De lo que ninguna empresa duda es de la necesidad y la conveniencia de tener un soporte jurídico a mano para: evitar problemas y resolver los que no se han podido evitar.

via Blogger http://ajasociados.blogspot.com/2016/04/para-que-necesita-mi-empresa-un-abogado.html

Esta entrada fue publicada en AyJ Asociados y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s