+ Consultas en Materia Laboral (Traslado de empleados)

CONSULTORIO LABORAL

carlos.hernandez[@]claro.net.do 
31 diciembre, 2013 2:00 am Sé el primero en comentar
Carlos Hernández Contreras
Trabajo en una empresa de comida rápida desde hace 8 años, pero ahora hay nuevos administradores y al parecer, sin investigar mi trayectoria, están orquestando trasladarme de sucursal, a una que me queda de extremo a extremo de donde vivo. Sé que lo piensan hacer con la finalidad de que yo renuncie. Donde piensan enviarme gastaré más en transporte, y cuando me lo planteen pienso negarme porque me queda muy lejos. Mi pregunta es si puedo negarme al traslado.
Mire, su traslado es posible, siempre que “haya sido previsto en el contrato o resulte de la naturaleza del trabajo o del uso, o sea justificado y no le cause perjuicios”. Eso está permitido, a partir del texto del Art. 97.1 del CT, pero además, ha sido reconocido por la jurisprudencia: SCJ, 18 Dic. 1985, B. J. 901, Pág. 3134.
Igualmente, ese tipo de cambios está también justificado a partir de las facultades previstas en los Arts. 40 y 41 del CT, pero nótese que en ningún caso pueden “causar perjuicio material o moral al trabajador”.
En ese sentido, si el traslado conllevará que usted gaste más en pasajes, usted debe plantear (preferiblemente por escrito) esa situación y/o negociar que el traslado se haga solo a condición de que se le pague una compensación equivalente a los nuevos costos derivados del traslado.
Si su empleador dispone su traslado, haciendo caso omiso a su solicitud, trate de prestar el servicio, al menos por un mes, en la nueva sucursal, conservando constancias de los nuevos gastos que el asunto le está ocasionando (para que así tenga una evidencia del perjuicio) y luego solicite la visita de un inspector de trabajo para que levante un informe al respecto (lo cual será otra evidencia más a su favor), y probablemente eso provocará –a duras penas– que le otorguen una compensación o aumento a causa del traslado.
Pero si no es así, prepárese para ejercer una dimisión; es decir para irse de esa empresa pero con una alta probabilidad de cobrar prestaciones laborales y otros derechos, recargos e indexaciones, fruto de una demanda en los tribunales que deberá interponer en contra de la empresa.
Para ejercer la dimisión e interponer la demanda, lo prudente es que contrate a un abogado que lo oriente, de modo que no cometa errores y todo le salga bien.
Envíe sus preguntas carlos.hernandez@claro.net.do

via Blogger http://ift.tt/1b66a8z

Anuncios
Esta entrada fue publicada en AyJ Asociados y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s